Preparándonos para escuchar y ver la 9ª Sinfonía de Beethoven (II)

Antes de escuchar la obra seguramente os interese saber qué instrumentos utiliza esta sinfonía, para que cuando lleguéis al auditorio los sepáis localizar.

Al conjunto de instrumentos que tocan en una obra lo llamamos INSTRUMENTACIÓN, y en la Novena de Beethoven es la siguiente: Flautín, 2 flautas, 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagotes, 1 contrafagot (que se usa sólo en el 4º movimiento), 4 trompas, 2 trompetas, 3 trombones, cuerda, timbales, bombo, platillos, triángulo, coro y solistas (soprano, alto, tenor y bajo).

¡Comenzamos a escuchar el 1er movimiento!

En vuestro programa veréis seguramente un título para cada movimiento; estos títulos suelen indicar el tempo (velocidad) que llevará cada uno de ellos, y en este caso es: “Allegro ma non troppo, un poco maestoso” (esto quiere decir “rápido, pero no demasiado, algo majestuoso”).

Este movimiento tiene mucha fuerza y dramatismo. Comienza en la tonalidad de Re menor con una introducción misteriosa, con las cuerdas haciendo una especie de colchón sonoro sobre el intervalo de quinta LA-MI, mientras que esta misma quinta va apareciendo de forma melódica en pequeñas células que empiezan en el agudo y van descendiendo al grave con un ritmo de fusa seguida de negra, que será muy característico a lo largo de todo el movimiento.

Poco a poco va aumentando la tensión hasta que llegamos al primer tema del movimiento, de gran energía. Si os fijáis, usa el ritmo de las quintas que subían y bajaban al principio:

Después de esta introducción aparece un tema muy diferente, pues cambiamos a una tonalidad mayor: Si b Mayor. Veréis que es una melodía mucho más dulce sobre la cual van apareciendo algunos elementos rítmicos que ya hemos escuchado:

Cuando en una obra se presentan los temas melódicos que van a aparecer, a esa parte la llamamos EXPOSICIÓN (porque se “exponen” dichos temas). Pero una vez que los hemos escuchado, ahora Beethoven lo que va a hacer es desarrollarlos y utilizarlos de diferentes formas. A esta parte la llamamos DESARROLLO, y veréis que empieza muy parecido al principio del movimiento, parece que se va a repetir todo otra vez, pero si os dais cuenta es algo diferente y además en ningún momento llegamos al tema dramático en Re menor, sino que empiezan a desarrollarse otras melodías, especialmente con el oboe y el viento madera, que juntao a la cuerda van turnándose haciendo repeticiones del mismo motivo:

A partir de este momento entran los violines y las violas haciendo un pasaje de semicorcheas, y mientras, el resto de instrumentos van haciendo partes melódicas que ya hemos escuchado en distintos momentos del movimiento. Al final de este trozo de vídeo veréis que hay un momento donde empiezan pocos instrumentos pero poco a poco van sumándose hasta tocar todos juntos:

Y aquí llegamos a lo que en música llamamos REEXPOSICIÓN, y como su mismo nombre indica es “volver a la exposición”. Veréis que es lo mismo que escuchamos nada más empezar el movimiento pero ahora en un matiz fuerte y con el timbal haciendo un gran redoble (fijaos cómo empieza suave y va haciendo un crescendo hasta el fortissimo). Este momento suele tener un carácter de recapitulación y todos los temas que aparecen os sonarán, pues los presenta igual que al principio.

Y por si pensábamos que la cosa estaba hecha con la REEXPOSICIÓN, aún falta una parte más, a la cual llamamos CODA. La coda es el final del movimiento y suele tener una estructura como de gran crescendo, es decir, parece que la música baja en intensidad y poco a poco va aumentando hasta llegar a los acordes finales. Esto hace que haya mucha tensión, pues uno siente que está llegando al final pero parece que no llega nunca.

Si escucháis ésta u otras sinfonías de Beethoven probablemente tengáis esa sensación de que no van a acabar nunca… Pues efectivamente, no es cosa vuestra, las codas en Beethoven (sobre todo en los movimientos más rápidos) suelen ser bastante largas e insistentes, así que simplemente tened paciencia y disfrutadlos.

Para terminar os dejo un vídeo de un pianista que precisamente hace una parodia de una coda al estilo de Beethoven, es decir: ¡interminable!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s